Como ya sabes, un contrato se concibe tradicionalmente para pactar una serie de acuerdos entre dos personas. Es un documento que contiene las normas, los derechos y los deberes que ambas partes tienen que cumplir.

En el caso de los contratos de arrendamientos son muchos los aspectos legales que deben quedar perfectamente definidos, y uno en especial puede resultar tan complejo que en sus detalles podemos encontrar una causa frecuente de desacuerdos entre propietarios e inquilinos, que los lleva incluso a enfrentar instancias judiciales. Se trata, precisamente, de la “renovación del contrato”. 

Para ponerte en contexto, es usual que los propietarios confundan una “renovación” con una “prórroga” o no conozcan la naturaleza real de estos procesos. Al respecto te invitamos a leer el siguiente caso:

Luis posee un local comercial en un mall ubicado en El Poblado, Medellín. Su inquilino lleva casi tres años ocupando dicho local y el contrato está próximo a su fecha de terminación.

Luis decidió vender el local y no renovar el contrato con su inquilino, ya que este ha incumplido reiteradamente el pago del arrendamiento.

El inquilino, sin embargo, alega su “derecho a la renovación del contrato” –Artículo 518 del Código de Comercio– y ya contrató un abogado para que se encargue del proceso legal.

¿Cómo se hubiera podido evitar esta situación tan preocupante? Si bien la legislación colombiana posee mecanismos para respaldar al propietario, la tarea de analizar tantas leyes, códigos y normas puede llevar más tiempo del que se cree, y en la mayoría de los casos no será suficiente para plantear una sólida defensa de la posición propia.

El propietario de inmuebles para arrendar encuentra múltiples ventajas en una inmobiliaria experta, una de ellas es el conocimiento en detalle de los factores legales que pueden afectar la rentabilidad del inmueble.

Las inmobiliarias expertas implementan protocolos contractuales rigurosos y cuentan con una completa asesoría legal que les permite prevenir inconvenientes como el que referimos en esta ocasión, o encargarse de los procesos legales si es necesario, para proteger el patrimonio del propietario del inmueble. 

Solo una inmobiliaria experta te ofrece las estrategias más exitosas para administrar el contrato de arrendamiento de tu propiedad.