La inversión en finca raíz como negocio ha sido una buena opción económica, y las tendencias señalan mayores oportunidades y potencial en este sector del mercado inmobiliario. Gestiona con seguridad y rentabilidad el arriendo de tus inmuebles.

Un artículo del periódico El Tiempo de enero de este año, informa que el 34 por ciento de los colombianos vive en arriendo y las señales indican que este porcentaje tiende a aumentar por la consolidación de nuevos segmentos en la demanda.

La tendencia a no arraigarse

A las familias que no invierten en casa o apartamento propio por razones económicas –no tienen manera de hacer la inversión, apenas están comenzando una vida familiar o destinan ese dinero a capital de trabajo en otras actividades– y que han sido el segmento tradicional, hay que sumar ahora la población “milénial”, que hoy tiene entre 25 y 40 años.

Ellos, con su cultura de que “nada los amarre”, no están siendo buenos prospectos para préstamos hipotecarios a largo plazo para compra de vivienda; y en cambio sí lo son para moverse de empleo, de ciudad, de país, y de vivienda. 

Con este nuevo segmento, el potencial crece. Cifras de 2017 indican que los estratos 4, 5 y 6 en el país arrendaron 30 mil apartamentos, pero para mantener la buena rentabilidad y la adecuada valorización del bien, hay que confiar la inversión a expertos.

Lo que parece sencillo no lo es

El abc para arrendar con seguridad y rentabilidad pasa por 5 puntos clave, que sólo expertos pueden abordar con solvencia.

  1. Poner el precio correcto. La vieja costumbre dice el canon de arredramiento es del 5 por ciento del valor del inmueble; así como antes se fijaban los precios según la fórmula de costos fijos más variables, más margen esperado. Sin embargo esta lógica ya no opera con las realidades modernas del mercado, y en cambio hay que considerar variables de mercado que un conocedor maneja para encontrar realmente el precio del canon, es decir, el mayor valor posible que el mercado pueda pagar, con eficiencia y riesgo bajo.
  2. Promoción efectiva del inmueble. De modo que se reduzca a sus mínimos el tiempo de vacancia del bien. El promedio nacional de ocupación se estima en 9 meses por año, pero una gestión de expertos, con plataformas robustas y carteras de clientes y prospectos, puede reducir considerablemente estas vacancias.
  3. Correcta presentación del inmueble. Para ello es necesario disponibilidad amplia de tiempo y manejo flexible de horarios, además de habilidades comerciales y de atención a clientes para el cierre correcto de los negocios, en el campo específico de este mercado.
  4. Previsión de asuntos legales. Comienzan por la adecuada selección del arrendatario –mínimos riesgos crediticios, legales o de convivencia, para lo cual también son necesarias bases de datos, conocimiento de tendencias y el felling que da la esperiencia–, hasta formalidades técnicas como la realización adecuada de los inventarios y los detalles de los contratos.
  5. Manejo efectivo de mantenimientos y reparaciones. Podría asimilarse al servicio posventa, y requiere no sólo de capacidad de respuesta e infraestructura operativa –por ejemplo para reparar un daño de plomería– sino también de experticia para determinar hasta donde debe prestarse esa atención dentro de los términos del contrato y de satisfacción del arrendatario.

La especialización del mercado

Como se ve, la inversión en propiedad raíz para arrendar conlleva exigencias de experticia y de capacidad logística y operativa para que la gestión resulte segura y rentable. 

De ahí que la tendencia en el sector es hacia la especialización de los diferentes agentes, lo que de algún modo ha ido configurando un mercado propio que incluye plataformas de promoción en línea y off line, agentes de venta o contacto con el cliente, seguros, atención de daños y reparaciones, y varios etcéteras más.

Mercado en el que las inmobiliarias integran a todos los agentes, bien como parte de su estructura empresarial interna o mediante servicios de outsoursing, para garantizar la renta del propietario y el éxito del negocio.